Tac! El moll del rellotge

La corda que lliga
la vida que baixa
el contrapès
el pèndul que es mou

El temps ja no ix a passejar
s’ha quedat esperant la figureta de les hores en punt
Aqueixa que agafa una escopeta i mata als fantasmes de la eufòria

Herois ja no en queden
ara bufen catxis de cervesa en les barres dels bars
per convertir la bromera en espurnes molotov

d’eixes que abans creuaven la nit
quan les paraules eren au Fènix
i la clandestinitat esmolava ganivets de paper

Hui veiem desfilades de porcs
i no gastem màscares de gas
perquè així podem menjar optimisme

i ens sentim plenes escoltant el que volen de nosaltres
omplint de por cadascun dels nostres buits
quan cau en l’oblit que l’estima no ocupa ni temps ni espai

Ara veig de la felicitat una activitat sincera
però no me la crec sense la col·lectivitat rebel 
sense la necessitat de recordar escriure’t poesia cada dia

Ací la temor no venç
i la tendresa, de vegades, tremola

I em dic una i altra vegada
recorda una nota d’amor anticapitalista:

vals molt més que la teua productivitat.
Bon viatge amb les cançons que t'agraden
perquè la música és compartir racons del cor.
L'obsessió per rebuscar entre les paraules,
rascar les ferides,
que reclamen una miqueta de pietat en cada història que conte.

Clar que la vida dóna por,
però no sentir-te amb cada cançó de lluna plena.
Són la humiltat de les tecles les que t'han portat fins ací.
Amor, només eres una paraula.
Bon vent, amb el que s'enlaira el catxirulo
que jo ja t'envie missatges de paper per la corda de colomar que ens uneix. 
T'estime, sense totes les altres coses.
Sóc el teu últim passatger que cou, que rodola
quan et veig ploure i m'ofegue perquè no sé nadar.

Lluny d'ací hi ha miracles que no ocórren,
hi ha vaixells que no naden.


Però, la llibertat no és una piscina de 50 x 25 metres on totes nadem a crol.

S'esperem a l'infinit de les mirades,
al ball salvatge d'una caixa tancada plena de papallones que assaboreixen la dolça revolució de poder volar.
Em dol pensar que la vida és eterna quan t'atrapa al sac de la mentida crua.
Em dol sentir com ens claves punyals d'arena quan hem començat a estimar.
A voltes pense en besar menys, però fer-ho més fort. En voler molt, però més lent. En mirar al cel sense desapegar els peus de terra. En sentir-me fort quan vos trobe lluny. En tocar amb els dits, però, també amb l'ànima.
Odie el puto capitalisme. Necessite soledat per escriure't cada dia.
No pense córrer com tu m'ho demanes.
Ja se li havien esgotat les paraules d'amor.

Les havia gastades en altres orelles

i ara, les meues

escoltaven silencis

on volien escoltar poesia.

Paraules

Les paraules.
Buides per dins,
plenes per fora.

No troben el seu camí.

Indrets descafeinats
pobles abandonats.

Que amarga existència
sense sentir la teua presència
que plena aquesta retòrica
d'un contingut sincer.

El tiempo se detiene


En un momento en el que la mente se queda en blanco, las horas no pasan. El mundo sigue avanzando, lo que se detiene es el tiempo, soy un ser atemporal. Las horas barren mis pensamientos y limpian mis sucias entrañas manchadas de alquitrán. En el momento que mi cuerpo sólo se preocupa de respirar, observo la naturaleza de mi entorno y se me eriza el vello de la nuca. Vivir. Paz.

Odach. Oda a Chile

Arte isleño de sentir la tierra
azorada por una sola mano
mantiene impertérrita la sombra pasada
que configura su rostro dorado.
-----------
Siento la risa cantada de la gente
también entre lloros y reproches
que tiñen las calles empedradas
de dulces y amargos andares.
-----------
Vivo cada día presente
observando una ciudad futura,
entre cuecas y lances
cae la noche oscura.
-----------
Santiago configuradora de regiones
que con más apóstoles levanta edificios
sin perder de vista los oficios
que la sociedad demanda sin limitaciones.
-----------
Fuera el viento y la lluvia.
Las nubes caen, la tierra se levanta.
Explosiones de colores configuran la piel mestiza
de un territorio, que grita fuera de la isla.
-----------
Contador de la riqueza de todos
repartida sin aranceles.
Respeto para los de hoy
así como para los de siempre.
-----------
Cabalgando tierras inhóspitas
por ciudades que crecen imaginarias,
que creen en el avance
sin crear con la naturaleza ningún tipo de desastre.
-----------
Es ella,
la configuradora de igualdad
que mantenida su verde cara
miles de personas trae atrás.
-----------
Torbellinos de arena cristalina
me devuelven al paladar
mil sabores encantados
desde Punta Arenas con sus glaciares,
hasta el desierto de Arica en su inmensidad.
-----------
Un pueblo se levanta
para empezar a festejar
que resistiendo sus diferencias
más rica es su diversidad.
-----------
Tengo amores cercanos
con todos los de más allá
que con el respeto y la tolerancia
ponen más de manifiesto nuestra hermandad.
-----------
Tejiendo caminos al andar,
marañas de ovillos de lana
dibujan los contornos del mar.
-----------
Y más cercanas las altas montañas
vigilan desde lejos nuestro paso
con sus cimas nevadas y sus faldas castañas.
-----------
Tengo preguntas sin respuesta
y otras que respondidas están
pretendida similitud de esperanza, para nuestra humanidad.
Aunque sabiendo que animales somos
que algo corra nuestra animalidad
sin grandes dogmas totalitarios
la mente puede ir más allá.
-----------
Creo maravillas de ti.
Creo maravillas de mí.
De nosotros y ellos
estando cerca
somos
uno.

Chile. Año 2009.

Cocholgüe



Las nubes tienen sed. Bajan hasta el mar con sus bocas abiertas y absorben todo lo que pueden hasta quedar saciadas. Luego suben de nuevo a los cielos dejando atrás al mar embravecido rugiendo con fuerza furioso por haber perdido una pequeña porción de agua.
Las nubes se entristecen, el océano para de gritar. Lloran devolviéndole parte de agua dulce, para que como un niño, él vuelva a la tranquilidad.
El faro barre las olas, por eso se mueven por la noche. Las peina con un cepillo de luz, para que la larga cabellera azul brille con el fulgor de la luna y los barcos de papel pegados en la pared, dónde el mar y el cielo se juntan para dejar una línea transitable en el espacio. Avanzan lentamente gracias a dos actores que como títeres mueven su plana silueta silenciosamente sin dejar que las antenas que los conectan sincronizadamente entrechoquen para tirar al suelo el decorado de más allá.
Chile. Octubre del 2009.

Sensacions llunyanes


Per la nit, quan tot està en silenci.
Quan no hem dona vergonya tallar-me les ungles.
Quan puc somriure sense pensar que les meves dents estan tacades de pecats.
-----------
Isc al carrer i els veïns no riuen de mi.
Sóc un ombra, amb les seves intimitats i coneixements, que no tem res de tu.
Amb la seva saviesa o sense ella.
Amb els seus somriures o sense ells.
Amb tu o sense tu.
-----------
Sóc jo, sóc tu, som nosaltres
ells i altres.
Uns mateixos, uns més
que no temen referir-se a tu sense estar-hi
et vull, et volem, et volen.
Crec que et voldríem.
-----------
Estem aquí, amb tu.
Amb tu, i sense tu.
Amb la teva absència o sense ella.
-----------
Però, no ens temem.
Ens volem i respectem.
És de nit i no ens importa
creure que som un mateix
un, dos, tres o quatre
inclús més
inclús cap
o ningú
no importa.
-----------
Ens estimem, ens respectem.
Per fi hem arribat a ser persones.
-----------
Això si, és de nit
pareix que aquí els pecats no importen
però desgraciadament de nit o de dia sí que ho fan.
Els tenim tatuats a les dents.
-----------
Poden ser un
inclús més
o dos, o tres, o quatre
inclús cap
o ningú
no importa
el cas és que hem arribat a ser persones
i en aquest punt els pecats importen ben poc.
-----------
No ens avergonyim
sense ser més, sense ser res.
Hem arribat a ser persones
ens estimem, ens respectem
podria ser la fórmula per trobar-nos una vegada més,
o tal vegada no.
-----------
Qui sap
ho sabem
ho saben
ho sabrem
ho sabran
-----------
És la nostra lluita
arribar a tallar-nos les ungles
sense que importe com ho fem
ens voldrem
ens respectarem
ens estimarem.
-----------
Serem veïns que no riuran dels propis pecats.
Serem veïns, germans i germanes
que ens aferrarem a aquesta lluita,
la d’estimar-nos-en amb unes ungles diferents.

Paseos Imaginarios.




Aquella mañana salió a la calle, su cara amarga denotaba que no eran momentos fáciles, él solo no podía descubrir el charco de felicidad que se encontraba en un rincón de su maltrecho cuerpo.

Decidió saltar al vacío, empezó a deshacerse en polvo, empezaron cayendo sus mejillas, poco a poco fue perdiendo su rostro, luego sus extremidades, su torso, su abdomen. Hasta que de él no quedó ni una pequeña partícula de polvo.

Había alcanzado un lugar prohibido, donde los sueños se confunden con torbellinos de arena cristalina, un lugar donde todo florece, nada es bello ni a la vez deja de serlo.

Llegó el momento. Algo tiraba de él arrancándole probablemente de las únicas horas lúcidas que había tenido en su vida.

Lejos de sentirse bien al haber dejado el cálido rincón donde se cobijaban sus sueños, avanzó. Avanzó desgarrando su pecho en tristes tiras de cartón que se perdían en el fondo del mar.

Alzó la mirada y la dejó clavada en un punto que bien conocía, había permanecido demasiado tiempo fuera de aquel cuerpo que inerte yacía sobre la calzada.

Era tarde, demasiado tarde para intentar recuperar el tiempo que algún día tuvo.

Necessite una bocanada d’aire fresc


T’observe. M’observes. Escrutem cada racó del nostre ser. Sentim que dins d’aquest mur de carn i pell la vida flueix moguda per impulsos vitals, i fan de cadascú de nosaltres un androide que ha aprés a sentir més enllà de la seua maquinària.
T’observe. M’observes. Respirem impulsos que ens permeten seguir mirant-nos. Són bocanades d’aire que queden tatuades als nostres pulmons. Ens pinten quadres. De gent que es mira, es coneix i desapareix.


Mucha mierda



El tema lo habíamos dejado zanjado, no quiero pensar que de nuevo me esperabas a mí. Habíamos hablado una y otra vez que esto no volvería a suceder.

Nos encontrábamos en la cuerda de equilibrios de la carpa de circo. Pero no sobre la cuerda normal, sino sobre una tremendamente fina y transparente, como el caparazón de una medusa. La cabeza me dolía, sentía como si alguien de una fuerza desmesurada estrujase mi cerebro como si fuese una esponja.

Había dejado la actuación a merced de ti, mi parte irracional que bien desconocía. Creo que había acabado cagándola. Pensaba que encontrar el punto medio entre tú y yo sería más fácil. Pero el control y el descontrol juegan haciendo equilibrios por ése hilo que es demasiado fino y asiduamente, como es normal, acabas cayéndote desde lo más alto hasta el fondo. Desde ésa cuerda altísima que se encuentra rozando el techo y el cielo. Te caes hacia el fondo más oscuro, dónde se encuentra la arena del circo y los espectadores te rodean desde sus asientos con expresión de espera y admiración.

Ellos esperan algo de ti, pero yo no quiero darles nada a ellos.

Creo que el fondo de mi gran carpa de circo tiene red. Una red de éstas grandes y elásticas, que impiden que cuando caes de la cuerda te hagas daño. Está colocada con tal precisión, que no importa desde el punto exacto que caigas, siempre acaba recogiéndote y abrazándote con el cariño de una madre, como si te convirtieras en un trocito de pechuga de pollo relleno para la cena de Navidad.

Creo que hay red, sí. Creo que hay red porque por mucho que os vayáis cayendo al fondo del circo siempre volvemos a poder subir y hacer los equilibrios por la misma cuerda, y claro está, cada vez le toca a uno caer. Es un gran juego, y sin duda tiene que ser todo un espectáculo para el público que acude al circo.

Yo creo que la clave está en la gran variedad de sentidos y sin sentidos que desfilan por la cuerda. Diría que sí, el público se divierte.

A veces, nos encontramos a la alegría con sus atuendos multicolores y su gran sonrisa siempre dedicada a la grada. Enfrentada con la tristeza con sus trajes de color grisáceo y marrón y su expresión de desánimo acentuada en su rostro por las pinturas de la cara. Otras veces se enfrentaba la malicia con su burda sonrisa de superioridad, su mirada perspicaz, su juego de manos imposible de ver para los demás con la bondad. Con aire altivo, mirada limpia y traje impecable que andaba por la cuerda con pasos tranquilos. También se enfrentaban la locura y la cordura, el ánimo con el desánimo, el llanto con la risa, la soberbia, la tristeza, la empatía, el enfado, la valentía, el miedo. Un largo sinfín de personajes preparados para hacer sus acrobacias lo que hacía las delicias de la gente.

Imagínense, es un circo de lo más variado, con muchísimos actores principales y también secundarios que van intercambiando sus papeles protagonistas sin previo aviso ante la admiración y la incredulidad del público que asiste periódicamente a la carpa de actuación. La improvisación, también es un componente importante.

Claro está, mi circo tiene muchas más carpas. En algunas descansamos, algunas veces incluso llegamos a dormir. Las noches se convierten en un hervidero de actores y actrices, acróbatas y demás personajes faranduleros que se dedican a hablar. Ensayan sus actuaciones, reflexionan sobre el día, se gritan si algo les salió mal, ríen y festejan lo que salió bien. En fin, entre unas cosas y otras dejan el descanso de lado para cansarse de hablar de su propia vida. Algunos incluso, deliciosamente ebrios se dedican a espantar los nubarrones de tormenta que les nubla la vista.

El espejo

Me miro.

Me miro y no me reconozco, hace tiempo que dejé de verme.

Me doy la vuelta en la cama pensando que sí estás.

Me encuentro abrazado a tu ausencia donde los suspiros son palabras que rompen mis tímpanos con la fuerza de cien olas embravecidas que rugen para limar las oscuras piedras de la costa.

Y aquí estoy yo.

Esperando que las milésimas de segundo que dura un suspiro me transporten al momento donde más puedo aferrarme.

El único momento que estaba contigo y estaba sin ti.

Me río.

Me río porque tú te ríes, en mí, en mi recuerdo.

Tal vez en el tuyo también queden las sonrisas que hacían cobrar sentido a la vida.

La risa mágica que me arropa en mi cama y me quita el a veces privilegio de sentirme solo.

Manabu J.

Vivir el fin del mundo en una isla tormentosa --- Poemario

Cantando una canción
bajo la lluvia primaveral
pensando que en una isla lejana estoy
la cabeza me duele al andar.

Sin tí nada soy
elugrubaciones de una canción
si es que tí es algo
y nada significa amor.

Visiones lejanas
en torrentes contrapuestos
la tormenta acecha,
cree que vuelvo a estar solo.

Déjame acabar con tu vida
que las balas que calzo
son todas de mentira

Algún día volverás a cantar.
Dijo mientras guardaba el revólver bajo el abrigo.

--------------------------------------

Llueve y llueve,
sin cesar.

Me gusta.
Los pajarillos se acercan hasta mi
sin tener miedo a mi hablar.

Contemplo sus alas impermeables
que los protegen de la tempestad
y es que el volar libre
otorga seguridad.

¡Fuera!
¡Aléjense de mi!
Perdida la inocencia tengo ya
contaminadas mis venas y arterias
con el veneno de la s(u)ociedad.


Si vuelas libre
te extrangulo el cuello.

--------------------------------------

Déjame, déjate
el ser humano ha dejado de dejar
a su lado solitario
salir sin miedo a pasear.

Déjame que te deje de hablar
que dejándome sólo
es cuando empiezo a pensar.

Dije que me dejes
porque no creo que con tanto hablar
dejemos de lado uno o más problemas.

de tí
de mi
de él y ella

de nosotros, vosotros y ellos.

Dejé

salir mi instinto no-educado.

----------------------------------------

Vivo alejado de mí.
El problema es
que cuanto más intento acercarme
más me alejo.

De lejos lego
en otra persona
las culpas que tienen mis penas
de querer comprenderse
desde tan cerca
que puedes olerlas
tanto, que te dañas los pulmones.

Lejos, demasiado lejos,
perdida la inocencia
dejé de saber vivir.

----------------------------------------

Estoy muy aburrido
me dice una vocecilla al pasar
ahora sin tecnologías
la vida no parece avanzar.

Escucha la voz de las olas del mar
que al chocar con las rocas de la costa
cuentan leyendas del más allá.

Siente el olor dulce del viento
que sal ha dejado de transportar
para ofrecerte descanso en los pulmones
que smoke no quieren más.

Las gotas caen
las nubes se aplastan contra el suelo
un rugido de elementos

que hacen de la vida algo sincero.

-----------------------------------------

Verde es el color de la tierra
en la isla del fin del mundo
donde el mar no se precipita sobre el universo.
Sino el universo, place tranquilamente en el mar.

Añoro cada distancia entre una galaxia
tormento inesperado al pensar.
El azul esmeralda del profundo océano
se muestra con toda intensidad.

Un volcán extinto
se alza un poco más allá
una montaña rellena de piedras
se quedó afónica de tanto gritar.

Te traigo un regalo
tómalo como si no fuese tuyo
mañana se te olvidará que te regalé una estrella.

Hola sir!


-Llegaron a pensar que nunca lo encontrarían. Alguien dijo.


Personaje 1 (Saludo): Hola, me referí a tí antes cuando hablamos del sol.
Personaje 2 (Respuesta): Sentí la necesidad de volver a ir.
Personaje 1: Parece que aquel nos llama.
Personaje 2: No tardaré en enfrentarme de nuevo a ellos.
Personaje 1: Me gusta ésa sensación.
Personaje 2: La tendremos, pero ésta vez no acabará nunca.

Una luz intensa se adentraba en aquella jungla de incongruencias absurdas que extrañamente llegan a ocupar un espacio en el cerebro humano.



Creo que sí, probablemente entre éste montón de mierda no saque nada de provecho.


Así que mírame, mírate,
míranos


o no lo hagas.

Resultados adversos

Hay un momento en que las palabras necesitan brotar de la tinta. Todo alrededor se conjuga para sentirse en un pequeño cuerpo tirado en una cama. Las raíces que deja el tiempo enlazan lo que veo con lo que siento, sin dejar que esta sinopsis deje de resultarme maravillosa.


Sueño de una noche de verano que se desvaneció antes de sentirla.

Sueño perdido de aquellas cosas que jamás alcancé a tocar.

Sueño de aquellas personas que en un instante estuvieron en mi vida.

Sueño con un amor noble que jamás fué correspondido como se merecía.

En un instante sin retorno,

en un principio con final.

Hoy, hemos matado un ángel.